¡Vuelve a ti!

Hoy queremos compartirte la historia de vida de una mujer inspiradora, valiente, amante de la vida. Ella es Juliana Cadavid, que nos brinda su luz a la comunidad de Healing Presents. Te invitamos a conocerla @jucadavidmontoya, y a identificar como estas terapias Mente-Cuerpo ayudaron a facilitar su proceso, fortaleciéndola con más serenidad y optimismo. 

Porque nuestra prioridad es ayudarte a encontrar aquellas herramientas que te brindan más fortaleza, paz y tranquilidad. Encuentra la tuya en @healingpresents; practícala, disfrútala e interiorízala como un regalo de sanación.

Continua leyendo y conoce sus vivencias durante el proceso del cancér.

Juliana, cuéntanos un poco de tu proceso.

Hola, soy Juliana Cadavid Montoya, tengo 31 años, y espero que esta pequeña parte de mi vida pueda ser un apoyo en tu proceso o para comprender un poco por lo que puede estar pasando un ser querido.

Si te soy sincera y puede sonarte un poco extraño o tal vez absurdo, para mi haber tenido cáncer me permitió conocerme realmente, me ayudó a darme cuenta de la forma en la que me estaba tratando, todo lo que pensaba de mí y a conocer quienes estaban a mi alrededor por amor, también trajo a mi vida personas que me recordaron que en la vida no estamos realmente solos, siempre hay algo que de una u otra manera nos sostiene y debemos confiar que será para nuestro mayor beneficio, así no entendamos la razón en ese momento, como me pasó a mí. 

Hoy puedo decir que soy sobreviviente de cáncer de colon, un adenocarcinoma que se alojó en el lado derecho de mi colon en el ascendente y parte del transverso, tuve que someterme a una cirugía de la cual no tuve necesidad de una colostomía, pero sí de 6 meses de quimioterapia. 

Cuando me dijeron que tenía cáncer no sentí que me iba a morir o que todo iba a acabar, en cambio me sentí decepcionada, como si hubiera fracasado en algo tan sencillo que era cuidar de mi misma, recuerdo estar pidiéndole perdón a todo el mundo por estar enferma, no quería preocupar a nadie, no quería depender de nadie, tampoco ser una carga, me sentía realmente culpable. 

Siempre he sido bendecida con una familia que ha estado pendiente de mí y esta situación no fue la excepción, a pesar de los miedos, las dudas y la tristeza que ellos tenían y sentían, estuvieron allí a pesar de mi incomodidad, del dolor, del mal humor, de mi grosería y el silencio. A pesar de contar con familia y amigos, al final, me sentía muy sola, perdida e incluso dudando del propósito de mi existencia, recuerdo que el día antes de cada quimio le escribía a mi prima, a mi mejor amiga y a mi mejor amigo diciéndoles que tenía mucho miedo, realmente no esperaba que sus palabras resolvieran lo que sentía o me quitaran ese sentimiento, solo necesitaba decirlo y eso en cierta forma me liberaba para prepararme para lo que ocurría en los siguientes 8 días. 

En mi proceso nunca tuve información de algún grupo de apoyo de personas con el mismo diagnóstico, sin embargo, por mi familia logré conocer a una sobreviviente con un diagnostico diferente, la cual fue de gran apoyo y ayuda para mí, además de la terapia psicológica, al hablar con ella comprendí mi tarea con el cáncer, independientemente de si la quimio funcionara o no, si las cosas iban a ponerse peor o no, nadie iba a llenar el vacío que sentía, ni a resolver mis sentimientos, debía comenzar a ocuparme de mi misma, siempre había estado concentrada en los demás, en hacer las cosas lo mejor posible para otros, descuidándome, dándole amor al mundo, sin darme amor a mí, ya te imaginaras el tipo de amor que estaba dando, condicionado y dependiente. Por lo que me decidí a enfocarme en todas esas situaciones y sentimientos que estaba ignorando, en lo mal que me trataba y lo mucho que me había desentendido de mi propia existencia. 

Durante todo este proceso, cuéntanos qué fue lo que más aprendiste?

Muy seguramente si no hubiera buscado alternativas fuera del mundo medico occidental, no me hubiera dado cuenta que lo que debía realmente sanar estaba en mi interior, aprendí a no hacer planes ni promesas a largo plazo, ahora prefiero contar solo con el día que estoy viviendo y no postergar esos planes o promesas, realmente no tenemos certeza de cuánto tiempo tenemos de vida, esto aplica también para los que no están enfermos.

Aprendí a amarmeun poco más, porque el proceso de sanación aún continua, también a darme mis espacios y mi tiempo, a pesar de los días buenos y los no tan buenos aprendí que cada uno viene con su propio ritmo y aprendizaje. También a expresar mis sentimientos, no dejar pasar un te quiero o un te extraño.

Recuerda que, aunque no estés siendo productiva(o) para el mundo (trabajando) estas siendo productiva(o) para ti misma(o), necesitamos descansar, siempre estamos conectados u ocupados para darnos cuenta de cómo estamos, no todo es el trabajo y los demás. Con esto aprendí también a preguntarme constantemente y desde la sinceridad poder reconocer si estaba bien o regular y darme una pausa.

¿Qué fue lo que más te ayudó a fortalecerte y tranquilizarte?

Volver a la meditación me ayudó mucho, el conocer Healing Presents fue sinceramente muy especial, me preparaba siempre el día anterior, escuchaba las meditaciones e incluso la música durante la aplicación de la quimio y en los días siguientes cuando sentía que no iba a poder más, buscaba ejercicios de respiración, también pintaba mándalas y caminaba descalza en la manga.

Amé la esencia de menta para las náuseas, en mi fue más efectiva que las pastillas que recetaban, también porque por el tipo de quimio no podía consumir hielo ni nada frio. 

También seguí el consejo de mi mejor amiga, me dediqué a buscar frases de aliento e hice notas de colores para pegarlos en el espejo del baño, la nevera, la puerta de mi armario, cada vez que me daba cuenta que estaba con muchos pensamientos negativos dedicaba tiempo a leer las frases que realmente calmaban el miedo y la frustración que sentía.  

Me escribía largas cartas, que un año después volví a leer y agradecí.

Si pudieras dar un consejo a alguien está viviendo un proceso similar que me recomendarías? 

A pesar del diagnóstico, a pesar de lo que los médicos te digan, has lo necesario en temas de procedimientos, pero vuelve a ti, a hacer lo que antes te gustaba, recuerda lo que te gustaba hacer fuera del trabajo o de las obligaciones, o intenta algo nuevo, confía en lo que tu sientes y evita guardar tus sentimientos, no estás solo, y sin hacer publicidad deberías darle la oportunidad a Healing Presents. Regálate el vivir en el aquí y el ahora.

En una frase como podrías plasmar este momento? 

“Gracias por existir y por estar aquí.”